¿Qué es la Apiterapia?

La Apiterapia es un tratamiento 100% natural que utiliza las cualidades terapéuticas del veneno de las abejas melíferas.

Aplicado mediante picaduras de abejas vivas (un aguijón por punto), en diferentes partes del cuerpo humano, en cantidades de microdosis (1/10 del contenido de un aguijón) a fin de obtener esencialmente beneficios de tipo analgésicos, antiinflamatorios y de modulación en la respuesta inmunológica del organismo.

Un tratamiento con historia

Los productos de la colmena tienen antecedentes antiquísimos. Los egipcios, romanos, persas e incas, usaban los propóleos, la cera y la miel.

Podemos ver el uso de estos productos en el papiro de Ebers (1.700 a.c.), en la Torá (Pentaceuco), Profetas y libros bíblicos y en los escritos de Aristóteles. Plinio, Dioscórides, Galeno (médico griego nacido en Pérgamo, conocido como el padre de la “anatomía”), Hipócrates (padre de la medicina moderna), Celso (filósofo pagano siglo II a.c.), Varro, Avicena y otros sabios de la antigüedad, escribieron los antecedentes conocidos de esta terapia con los productos de la colmena.

La apiterapia moderna

El comienzo de la Apiterapia moderna se sitúa en 1.935 cuando se publicó el libro Bee Venom, Terapia con veneno de abejas del Dr. Bodog F. Beck.

Bodog Beck nació en 1871 en Budapest (Hungría), pero emigró a Estados Unidos tras la Primera Guerra Mundial, y se estableció en Nueva York. Allí trató con Apiterapia a miles de pacientes. Los excelentes resultados le llevaron a explicar en su libro por qué el veneno funciona en los diferentes tipos de reumatismos, artritis, artrosis y dolores musculares así como en algunas dermatosis. Analiza como actúa cada uno de los componentes conocidos del veneno de abeja y describe sus contraindicaciones.

Apiterapia en la actualidad

En Rusia actualmente existen clínicas especializadas que se han dedicado a la utilización y estudio de la Apitoxina para tratar la Esclerosis múltiple, resultando innegable su aporte en la recuperación de pacientes que han sido tratados con las abejas.

¿Duele?

No.

Leer más

¿Cómo es el tratamiento?

El 98% de la población no es alérgica a las picaduras de abeja. Antes de comenzar cualquier tratamiento se hará una prueba de alergia. Esta acción es esencialmente por precaución, pues como hemos dicho, sólo un 2% de la población global es alérgica al veneno de abeja.

Luego de haber descartado en el paciente el factor de alergia y dependiendo de la naturaleza de la enfermedad o dolencia a tratar; se iniciarán las sesiones de terapia donde gradualmente se irán aplicando “microdosis” del veneno de abeja en diferentes zonas del cuerpo del paciente por 2 ó 3 segundos cada una.


Saber más sobre el tratamiento